domingo, 12 de octubre de 2008

Critica: La precarizad laboral y su incidencia en las políticas sociales de la V República; una mirada especial a las misiones:

El mercado laboral venezolano, se ha caracterizado por altos niveles de desempleo, así como el crecimiento exorbitante del trabajo informal y se enmarca en la preferencia de trabajadores con niveles de estudio técnico o universitario en las diversas áreas económicas productivas del país. En materia laboral, encontramos cambios en la estructura del mercado laboral, tratando de incluir a la población marginada que no podía acceder a trabajos por no cumplir con los requisitos mínimos de conocimiento y educación requeridos, tales cambios se han venido implementando a través de políticas sociales de inserción puestas en prácticas por el gobierno actual.

Las trasformaciones que han ocurrido a nivel político, social, económico y cultural generan en los trabajadores sentimientos de inestabilidad, desprotección, incertidumbre dando origen principalmente a lo que se conoce como precarizad laboral, es decir, personas que se emplean sin cumplir con los requisitos legales existentes en materia laboral y que se traducen en un detrimento en su calidad de vida al obviar derechos de los trabajadores.

Las políticas sociales implementadas por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, buscan la inclusión de la población en el aparato productivo del país, las misma se materializan a través de las Misiones (Rivas, Robinsón, Sucre, Barrio Adentro, Mercal, Zamora, Piar y Miranda; representando éstas el mayor desafió en materia social que se ha pretendido llevar a cabo, las misma se basas en educación para minimizar el desempleo, prestación de servicios, así como mercadeo y comercialización de alimentos de primera necesidad, otorgamiento de créditos agrícolas, capacitación y asistencia técnicas a campesinos entre otros, llevados a cabo para erradicar la pobreza, la marginalidad y la exclusión social.

Con la puesta en marcha de estos programas sociales se abre una nueva brecha en la economía del país, al requerir grandes cantidades de dinero para llevarlas a cabo, incrementando el déficit existente el presupuesto de la Nación; por lo cual se hace necesario determinar el impacto que estas misiones causan en toda la colectividad para confirmar los beneficios prometidos por su propulsor como la inclusión y la reactivación del aparato productivo.

Así las cosas, se afirma que las misiones generan en los beneficiarios la idea de mejorar su calidad de vida, pero son entiendas a futuro como uno de los principales factores generadores de exclusión y precarizad laboral, por no ofrecer condiciones estables en materia laboral, a través de ellas la población obtiene lo que se denominan Becas por asistir o pertenecer a ellas, imposibilitando la determinación de si existe sentido de pertenencia con respecto a éstas, o sólo la posibilidad de obtener recursos sin esforzarse cumpliendo una serie de obligaciones o estando bajo la supervisión de un empleador.